lunes, 25 de junio de 2012

Promesas de verano

Correr por la orilla en una playa de arena firme (A Lanzada) cuando empieza la mañana.

Tirarte al mar desde dos metros de altura, no más. 

Jugar en la arena a construir castillos que más tarde se llevarán las olas.

Chupar el salitre de la piel mientras el olor a coco y frutos rojos ciega la vista y el sol sabe a verano.

Rendir tus muñecas al volley y lanzarte contra la arena en rescate de esa pelota verde que vuela cuando juegas a las palas.

Dejar que suene la música y que hablen los niños.

Comer despacio, sin prisa. Y acompañar la sobremesa con helado y licor.





Leer a la sombra de una roca con mar de fondo. 

Olor a flores y pino (Galicia)

Dormir al aire libre y conducir deprisa por carreteras abandonadas.

Caricias en la piel y la arena crujiendo bajo los pies.

Desnuda en el mar. De día y noche.

Desvelar secretos y recordar sonrisas.

Tocar la guitarra y cantar aunque mal.

Compartir danzas al fuego de la hoguera. 

Olvidar el teléfono, el humo y el correo.

Soñar despierta y decidir el camino.

Decir te quiero, te echo de menos.

Y olvidar y tirar todo eso que debo.










3 comentarios:

  1. Turbolaser también se lame el salitre de su piel!

    ResponderEliminar
  2. Pinta bueno todo eso!!!

    ResponderEliminar
  3. el final es muy importante, Marit

    Ale

    ResponderEliminar